Actividades

Autonomía y derechos laborales en la carpa central del Encuentro Feminista

DEBATES CENTRALES DE LA CUARTA EDICIÓN DEL ENCUENTRO FEMINISTA DEL PARAGUAY

En el primer panel central del IV Encuentro Feminista del Paraguay “¿Son tus labios panales de miel? Cuerpo, placeres y derechos”, se resaltó la lucha por la libertad de las mujeres, la autonomía de sus cuerpos y de sus vidas.

En el evento, que contó con participación de disertantes internacionales, Ruth Peñafiel, indígena de la Amazonía de Ecuador, dijo que la lucha del colectivo indígena pasa sólo por la lucha territorial, por el medio ambiente, pero que las feministas han enseñado a las mujeres a luchar por sus derechos como personas individuales. “En nuestra comunidad existe el machismo y nos acusan a las feministas de querer romper el orden establecido por la cultura patriarcal. Nosotras tenemos derecho a todos los derechos, como todas las mujeres. En la sexualidad tenemos el derecho a decidir sobre los hijos que queremos tener y los que no queremos: derecho a la planificación familiar”, sostuvo.

La lideresa indígena indicó que buscan que el Estado implemente políticas interculturales que respeten la sabiduría de las ancianas, sus conocimientos ancestrales: “desde nuestra cosmovisión, las mujeres debemos cumplir nuestro destino: desde el nacimiento nos entregan a nuestros futuros maridos…. En un 80% no se respeta el sentimiento de las mujeres hacia los hombres que aman, sino que nos obligan a casarnos con quienes nuestras familias disponen”.

Lohana Berkins, participante argentina, resaltó que pese a los avances en los derechos sexuales y reproductivos “la cultura no ha cambiado y siguen presentes los mitos sobre la fundación de la Humanidad. Las mujeres, en cualquier cultura, siguen siendo vistas como reproductoras de un sistema patriarcal y capitalista”.

Por su parte, Natalia Ferreira, de la organización paraguaya Catarsis Colectiva Feminista, subrayó que las mujeres deben disfrutar del sexo con quien deseen,  “pero cuidándose”, en referencia a la prevención al VIH SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.

Trabajo doméstico: despreciado dentro y fuera de la casa

Ya entrada la tarde, la carpa central del IV Encuentro Feminista albergó el debate surgido en el panel “Cuando el amor es una trampa… Trabajo, explotación y derechos”, que caminó entre reflexiones sobre la discriminación laboral que sufren las trabajadoras domésticas, la valoración de su trabajo, la dualidad del trabajo doméstico remunerado y el no remunerado (dentro y fuera de la casa), la migración o el impacto de la crisis económica en las mujeres .

Comenzando por lo más individual, desde la premisa de que lo privado es público, Julia Franco, de la Coordinadora Nacional de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (CONAMURI) asintió que “el amor sí es una trampa, según el modelo dominante de poder, y el poder es la base de la discriminación” ante alrededor de 250 mujeres que asistieron al evento.

“Las trabajadoras domésticas tenemos discriminación tanto económica como social”, indicaba posteriormente Solana Meza, de la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (AESD). “Si nosotras cobramos, por ejemplo, 400.000 guaraníes, y nos piden que le compremos un juego didáctico a nuestro hijo que cuesta 30.000, esto se vuelve un problema de acceso”, expuso Meza.

Laurentina Santacruz, de las Asociación de Mujeres Trabajadoras Nivachei denunció la discriminación que sufren muchas mujeres en el Chaco, a las que sus patrones ni siquiera las consideran posibles receptoras de un sueldo, “ya que dicen que no tenemos conocimiento y que no podemos manejar dinero”.

La migración y “con-su-mismo”

La situación de la población migrante, y en especial de las mujeres, conformó también  parte de las reflexiones de las panelistas. El trabajo doméstico es uno de los empleos más ejercidos por las paraguayas en el exterior  y un desafío para el estado paraguayo es el contar con datos desagregados por sexo de las remesas que se envían desde Argentina, Estados Unidos o España, apuntó Verónica Serafini, economista y feminista paraguaya. En general, se sabe que las mujeres envían dos o tres veces más dinero al mes de lo que ganarían en Paraguay.

Como respuesta a la pregunta sobre el impacto de la crisis económica, Serafini indicó que, según estudios realizados en anteriores períodos de crisis, las mujeres se ven más afectadas, por ejemplo, en las medidas de ahorro: “una de las decisiones que se toman en épocas difíciles es la de reducir el trabajo doméstico, o las horas de trabajo”. Otra de las cuestiones que destacó fue el impacto en las mujeres de los recortes presupuestarios en el sector público: “en épocas de crisis, se reducen los días que las personas enfermas pueden estar internadas en los hospitales, y esto hace que las mujeres vuelvan a ser las que se hacen cargo de los cuidados”.

Sin perder el humor, la representante del Servicio Doméstico, Solana Meza, apuntó que las crisis impactan en las mujeres porque todas somos administradoras del hogar: “si, por ejemplo, aumenta la canasta básica, son las mujeres las que se ven en apuros, y aumenta el consumismo: va con-su-mismo pantalón o con-su-misma remera…”.

Fuente: Blog del Encuentro Feminista del Paraguay, en línea http://www.encuentrofeministaparaguay.org/?p=254

Most Popular

To Top
Leer entrada anterior
Arranca el IV Encuentro Feminista del Paraguay

ACTO INAUGURAL DEL ENCUENTRO, EN LA CARPA CENTRAL Con el compromiso por un país igualitario, donde se respeten todos los derechos de las mujeres sin...

Cerrar